El racó del meu viatge

EL TRASTORN I JO

Cliqueu sobre les vinyetes segons l'idioma en què voleu llegir el text. Haced clic en las viñetas según el idioma que queréis leer el texto.

El que llegireu és més de mitja vida amb el trastorn. Començo a l’adolescència, però perfectament podria haver situat el text abans. És un text que he escrit sense pensar, tal com rajava. Com em va dir el Marc: “està escrit amb el cor”. He omès algunes parts, o per massa cruels o perquè no es correspon en la línia que pretenc en aquest blog. Suposo que molts que heu patit o patiu el trastorn, us sentireu identificats. I els que no l’heu patit, espero poder arribar a vosaltres perquè us feu a la idea, una breu pinzellada del que és patir la malaltia. A sota tindreu un espai per si voleu fer un comentari, alguna pregunta, algun aclariment… I ja sabeu el lema: amb respecte i assertivitat.
Gràcies.


El texto que leeréis a continuación pertenece a media vida conviviendo con el trastorno. Empiezo el texto en la adolescencia, aunque podría situarlo incluso antes. Está escrito sin pensar, tal como salía así lo plasmaba. Como me dijo Marc: “está escrito desde el corazón”. Algunas partes las he ahorrado. He considerado que eran demasiado crueles o se alejaban de la línea que quiero seguir en el blog. Seguramente muchos de los que habéis sufrido o sufrís el trastorno, os sentiréis identificados. Aquellos que no lo han sufrido, espero llegar a vosotros para que os hagáis una mínima idea de lo que es esta enfermedad. Al final, tendréis espacio abierto por si queréis dejar un comentario, preguntar algo, necesitáis que os aclare algo… Y ya sabéis mi lema: con respeto y asertividad.
Gracias.


Encadenat. Empresonat. Culpable. Automaltracte. Manipulació. Aïllament. Inferioritat. Inseguretat. Por. Desconfiança. Judicis. Crítica. Autoexigència. Perfeccionisme. Odi. Ràbia. Malestar. Mal humor. Irascible. Intolerant. Irracional. Restricció alimentària. Crides d’atenció. Baixa autoestima. Inútil. Ansietat. Menyspreu. Fàstic. Vergonya. Pessimisme. Distorsió corporal…

Quina manera més agradable de començar, oi? Sembla que sigui impossible que una mateixa persona es pugui descriure amb tanta facilitat així. Doncs bé. És possible. Així és com he viscut durant més de 20 anys. Èpoques millors, èpoques pitjors. Algunes de manera conscient i d’altres, inconscient. D’una manera o altra, però, en tot moment em creia el meu discurs intern. Aquella veueta odiosa que era impossible fer callar. La seva única finalitat: la meva autodestrucció.

Fruit de creences, pensaments que em vaig formar (segurament irreals, però per mi eren la meva realitat. Així ho sentia i així ho vivia), en certa manera vaig perdre la meva identitat. La meva essència i vaig acabar assumint que jo era així. Pensava: en el món hi ha d’haver gent de tots colors: hi ha gent feliç, pobres, rics, alegres, tristos, doncs jo soc així. La finalitat per la qual he vingut a aquest món és per autodestruir-me.

Tot va començar a l’adolescència. Mentida. A l’adolescència hi va haver la gran explosió. La bomba. Una bomba de rellotgeria que es va anar gestant durant anys anteriors als 14-15 anys. Em descric com un nen que fugia dels problemes i mai no en volia donar. A l’escola: el professor o la professora no podien tenir una imatge dolenta de mi, Impossible. Això seria fallar-los i jo no podia fallar. Si pel motiu que fos, algun professor o professora deia el meu nom… Jo ja pensava que havia fet alguna cosa malament. Ja m’avançava al que em dirien. Què havia fet malament?- pensava. I possiblement, l’únic que em deien era: encén el llum, tanca la finestra, recull aquell paper… Però jo ja em sentia doblement culpable: una perquè havien dit el meu nom i jo ja ho associava a càstig i l’altra perquè em castigava pensant “si només era tancar la finestra, ja et val…” I ho deixo en 3 punts suspensius perquè pot ser ofensiu el que vindria després. D’altra banda, sempre havia cregut que el professorat tenien una visió de mi de bon nen i això ho traduïa a: “et diuen que ets molt bon nen, i que la teva actitud és bona per no dir-te que ets un inútil”. Per quin motiu pensava això? Ah no ho sé. M’ho creia i punt. Arran d’aquests pensaments destructius vaig aconseguir que absolutament tot em fes por. Fins i tot anar a comprar el pa em feia respecte (i parlo que ja deuria tenir 14 anys, eh!).

D’altra banda, és clar, no podien faltar els comentaris dels companys de classe. Ells deien, jo callava. Defensar-me? Per què? “Si jo soc una persona autodestructiva. Soc així”. Tampoc no vaig demanar mai ajuda (ni a l’escola, ni a casa). “Per què? No veus que tothom pensa que ets un inútil?” Doncs si anem sumant els meus comentaris i els punyals que rebia de companys durant dos o tres anys i tenint en compte que jo callava, no deia mai res. Tot m’ho empassava i quedava dins meu. És obvi, que tot això es transformés en ràbia. Com una olla a pressió que per alguna banda ha de sortir. I on sortia tot? A casa, és clar. Preferia estar de mal humor a casa que a fora. I si almenys hagués explicat el motiu del mal humor… però no.

Emocionalment, estava fet pols. Era molt cansat haver de fingir cada dia un somriure i un “aquí no passa res”. L’únic que volia, en realitat, era estar sol i plorar. Als 14-15 anys l’automaltracte havia arribat a un nivell incontrolable. Ja era al pou. Havia caigut al parany. Als matins, em mirava al mirall i odiava amb  totes les meves forces aquella persona que veia reflectida. “Com t’odio” -em deia. Ara, després havia de posar bona cara per evitar donar explicacions, és clar. A l’escola, si pel motiu que fos no entenia alguna cosa tan fàcil que seria pensar: Òndia, això no ho he entès… vaig a preguntar que m’ho expliquin de nou. No. Per què pensar això? Era més fàcil pensar “és clar que no ho entens. Si ets inútil…” Dia rere dia, Odiava tot de mi. I la pròpia creença em feia creure que tothom m’odiava. I un dia, com qui no vol la cosa… Boom! La bomba explota. Fins ara eren causes per acabar en les conseqüències. L’única via possible, deixar de menjar, A partir d’aleshores, qualsevol cosa que menjava, encara era pitjor. Perquè apareixia una nova culpa “Com has estat capaç de menjar-te això?”. Un dia, dos dies, tres dies… Fi de la meva essència. Fi de la meva identitat real.

Passen els anys: universitat, vida laboral, relacions… i tot allò ja formava part del passat. Ja no tenia importància. La creença, el trastorn, el monstre s’havia apoderat de mi: soc insegur. Què hi farem? No em parlava bé? Ah, doncs mira que bé. Havia de construir personatges per a diferents situacions. Doncs fem-ho. Quan em sentia desesperat anava al nostre amic Google i buscava tal com em sentia. Necessitava saber per què em sentia així. Anualment, hi havia una època d’uns mesos que feia dieta. Bé, una restricció alimentària, per ser clars. Objectiu: que em diguessin que m’havia aprimat. Que bé que em feia sentir això. I de bones a primeres, un dia deixava la restricció i menjava “el que gran part de la societat creu que és normal”. Igualment, jo era al pou. Inconscientment, però hi era. El maltracte continuava. Em costava mirar-me a les fotografies. No podia fingir la meva cara de fàstic. I sempre pendent del què diran la gent de mi. Això era un mantra: què diran, què diran, què diran…

Por. Era adult i tot em feia por. Passaven els mesos i la roda de restricció començava. La mateixa història any rere any. Durant 20 anys. Pels que no heu patit aquesta malaltia, podeu veure que no és qüestió de dir… “ui, estic gras” i prou. Tant de bo fos només això. Em poso a fer un dieta saludable i ja està. Considero que l’alimentació és la via d’escapament, en el meu cas, a uns traumes i unes creences que segurament jo sol em vaig crear.

Arriba l’estiu del 2019. Moment crític. La baixada de pes es descontrola. I passa a ser un repte. A veure si aconsegueixo baixar encara més de pes. Perquè us feu una idea: home, de metre 79 i 50kg de pes,

S’acaba l’estiu del 2019 i no hi ha energia. Em mirava al mirall i hauria d’estar content, no? Pesava 50-51 kg. He aconseguit el que volia, no? Doncs no. Odi, fàstic, rebuig. No tenia força ni per llevar-me del llit. Algun cop havia d’ajudar-me de la paret per llevar-me. Conduïa fins a la feina. No sé com podia arribar sa i estalvi. A la feina, el meu nivell de perfeccionisme i exigència no baixava, al contrari. Anem sumant: no energia + no força + ansietat + haver de fer un sobreesforç per dissimular el meu estat d’ànim + autoexigència + perfeccionisme + restricció alimentària + malestar física i mental + rebuig a allò que veia al mirall = depressió.

A l’octubre del 2019 pensava de vegades, que a Nadal no arribava. Però era igual. Ni dient això era impossible canviar la conducta. Comença l’aïllament, cada cop més irritable.

Novembre del 2019: Pel pont de l’1 de novembre decideixo anar uns dies a fora, que em toqués l’aire… No podia caminar ni 30 minuts seguits, Havia de seure a un banc. De tornada a casa, era un estat de mareig constant. En arribar a casa, em vaig haver d’estirar al llit. Literalment, pensava que em moria. Vaig cridar a la veu interna, al monstre: “Estaràs contenta (la tractava en femení)! Ja has aconseguit el que volies! Ja està! Ja has guanyat!” i em vaig adormir. Ah! Per cert, quan dic que vaig cridar això, va ser cridar literalment. Al matí següent era impossible llevar-me. No podia. Però no sé d’on va sortir un 1% de força per fer un ultimàtum: o d’aquí 5 segons em llevo, o ja no em llevo mai més. Entendreu que si estic escrivint això, l’ultimàtum va tenir efecte. A partir d’aquell dia… ja va ser tot un deixar-se anar. M’apagava. Però com en una pel·lícula, en el pitjor moment, apareix el meu àngel. Aquella persona que em dona la mà i no deixa que m’apagui. “Anem a urgències, anem aquí, anem allà”. I jo, òbviament, fàcil no ho posava… sempre: No. No. No. No. Aquest àngel no es rendia i per fer callar l’àngel: vaig accedir anar a Urgències i a un centre de tractament de TCA. Em van dirigir a l’hospital de Bellvitge. On vaig ingressar a l’hospital de dia. I… regal del 2020: confinament. Vaig fer el que vaig poder. Però a finals d’estiu del 2020 torno a tenir una recaiguda. Una recaiguda que cada cop costa més aixecar-me. Ja al desembre tot m’era igual. Llençava la tovallola. Se’m proposa ingressar de nou a l’hospital de dia. Accepto, però abans volia, necessitava escriure. Posar el meu passat en ordre. Entendre el motiu que m’havia portat fins aquí. Començo un 20 de desembre del 2020 a escriure una “autobiografia”. Fent una introspecció al meu passat: començo a descobrir coses, començo a lligar caps, tot comença a tenir sentit. M’animo, necessito continuar esbrinant més i més i més… Això fa que de sobte la meva actitud es torni positiva. Anava agafant tot sentit. Entenia el meu passat. Entenia per què el meu present era el meu passat. Descobreixo, a més, uns podcasts d’un psicòleg de València (bé, l’Antoni) que em fan motivar. Tot al mateix moment: reconstrueixo el meu passat, prenc consciència de tot el treballat a l’hospital de Bellvitge i les teràpies amb la psicòloga i apareixen els podcasts. Alhora. El meu estat d’ànim, la meva actitud per art de màgia comença a canviar. I un dia a la dutxa (sí, és un bon lloc per prendre bones decisions) reflexiono i em surt de dins pensar: 1 de febrer del 2021: nova vida. Nova realitat. Va ser pensar això i començar a riure, a riure de veritat. Un sí. Feia més de 20 anys que arrossegava una vida amb unes creences de mi falses. Prou. Ara toca recuperar aquest jo essencial, aquest jo alegre, aquest jo que té ganes de viure, aquest jo que mengi el que mengi no se senti culpable, al contrari. Doncs sí. L’1 de febrer del 2021 comença la lluita de veritat. No serà un camí fàcil. Però l’haig de passar sí o sí. Hi ha dies segurament que em sentiré malament, doncs molt bé. Ho acceptaré. L’endemà serà millor. Però ara hi ha demà. Ja no hi ha més un ahir. Per aquest motiu vull reivindicar la lluita contra l’anorèxia. Conec a la perfecció el funcionament d’aquesta malaltia. Son 20 anys amb ella (i el que queda encara), però la lluita diària ara ja hi és. La força la tinc. Necessito ajuda? I tant! És un camí lent. Però també em sento amb ganes i força per aportar el meu granet de sorra per dir PROU i poder ajudar a qui ho necessiti i sobretot FER VEURE QUE EL SEXE MASCULÍ TAMBÉ PATEIX ANORÈXIA. NO EM CANSARÉ DE LLUITAR NI PER MI NI PER TOTS AQUELLS NOIS I  HOMES QUE PATEIXEN EL MATEIX QUE JO. NO EM PUC QUEDAR DE BRAÇOS CREUATS. FEM-NOS ESCOLTAR. I NO HEM DE TENIR POR A DIR: TINC ANORÈXIA NERVIOSA, No hem de tenir por. No estem sols. I us imagineu que un dia enlloc de dir TINC ANORÈXIA NERVIOSA diem… VAIG TENIR ANORÈXIA NERVIOSA. El passat no el podem esborrar. Forma i formarà part de nosaltres. El futur no el podem endevinar, vaja, almenys jo no ho sé. El que sí que puc i podem canviar és el nostre present. Canviar un present que dia rere dia i possiblement any rere any ens faci aconseguir dir les paraules màgiques: SÓC FELIÇ. I HE SUPERAT L’ANORÈXIA. Us ho imagineu? Doncs aquest ara és el meu objectiu. Qui més s’hi apunta?

Encadenado. Encarcelado. Culpable. Automaltrato. Manipulación. Aislamiento. Inferioridad. Inseguridad. Miedo. Desconfianza. Juicios. Crítica. Autoexigencia. Perfeccionismo. Odio. Rabia. Malestar. Irritabilidad. Irascible. Intolerante. Irracional. Restricción alimentaria. Llamadas de atención. Baja autoestima. Inútil. Ansiedad. Desprecio. Asco. Vergüenza. Pesimismo. Distorsión corporal…

¿Qué manera más agradable de empezar, verdad? Parece que sea imposible que una misma persona se pueda describir con tanta facilidad así. Pues bien. Es posible. Así es cómo he vivido durante más de 20 años. Épocas mejores, épocas peores. Algunas de manera consciente y otras, inconsciente. De una manera u otra en todo momento me creía mi discurso interno. Aquella voz odiosa que era imposible aplacar. Su única finalidad: mi autodestrucción.

 
Fruto de creencias, pensamientos que me formé (seguramente irreales, pero para mí eran mi realidad. Así lo sentía y así lo vivía), en cierto modo perdí mi identidad. Mi esencia y acabé creyendo que yo era así. Pensaba: en el mundo hay gente de todos colores: gente feliz, pobres, ricos, alegres, tristes, pues yo soy así. La finalidad por la cual he venido a este mundo es para autodestruirme.
Todo dio comienzo en la adolescencia. Mentira. En la adolescencia hubo la gran explosión. La bomba. Una bomba de relojería que se iba gestando durante años anteriores a los 14-15 años. Me describo como un niño que huía de los problemas y nunca quería darlos. En la escuela: el profesor o la profesora no podían tener una imagen mala de mí. Imposible. Esto sería fallarlos y yo no podía fallar. Si por el motivo que fuera, algún profesor o profesora decía mi nombre… Yo ya pensaba que había hecho algo mal. Ya me avanzaba al que me dirían. ¿Qué había hecho mal? – pensaba. Y posiblemente, lo único que me decían era: enciende la luz, cierra la ventana, recoge aquel papel… Pero yo ya me sentía doblemente culpable: uno porque habían dicho mi nombre y yo ya lo asociaba a castigo y dos porque me castigaba pensando “si solo era cerrar la ventana, ya te vale…” Y lo dejo en 3 puntos suspensivos porque puede ser ofensivo lo que vendría después. Por otro lado, siempre había creído que el profesorado tenía una visión de mí de buen niño y esto lo traducía a: “te dicen que eres muy buen niño, y que tu actitud es buena para no decirte que eres un inútil”. ¿Por qué motivo pensaba esto? Ah no lo sé. Me lo creía y punto. A raíz de estos pensamientos destructivos conseguí que absolutamente todo me diera miedo. Incluso ir a comprar el pan me daba respeto (¡y hablo de que ya debería de tener 14 años!).   


Por otro lado, está claro, no podían faltar los comentarios de los compañeros de clase. Ellos decían, yo callaba. ¿Defenderme? ¿Por qué? “Si yo soy una persona autodestructiva. Soy así”. Tampoco pedí nunca ayuda (ni en la escuela, ni en casa). “¿Por qué? ¿No ves que todo el mundo piensa que eres un inútil?” Pues si vamos sumando mis comentarios y los puñales que recibía de compañeros durante dos o tres años y teniendo en cuenta que yo callaba, no decía nunca nada… Todo me lo tragaba y quedaba dentro mío, es obvio, que todo esto se transformara en rabia. Como una olla a presión que por algún lado tiene que salir. ¿Y dónde salía todo? En casa, claro. Prefería estar de enfurruñado en casa que afuera. Si al menos hubiera explicado el motivo del malhumor… pero no.     

     
Emocionalmente, estaba hecho añicos. Era muy cansado tener que fingir cada día una sonrisa y uno “aquí no pasa nada”. Lo único que quería, en realidad, era estar solo y llorar. A los 14-15 años el automaltrato había llegado a un nivel incontrolable. Ya me encontraba en el fondo de un pozo. Había caído a la trampa. Por las mañanas, me miraba en el espejo y odiaba con todas mis fuerzas aquella persona que veía reflejada. “¡Cómo te odio!” -me decía. Luego, claro, buena cara para evitar dar explicaciones. En la escuela, si por el motivo que fuera no entendía algo, tan fácil que sería pensar: Esto no lo he entendido… voy a preguntar que me lo expliquen de nuevo. No. ¿Para qué pensar esto? Era más fácil pensar “está claro que no lo entiendes. Si eres inútil…” Y así un día tras otro. Odiaba todo de mí. Y la propia creencia me hacía pensar que todo el mundo me odiaba. Y un día… ¡Boom! La bomba explota. Hasta ahora eran causas para acabar en las consecuencias. La única vía posible, dejar de comer. A partir de entonces, cualquier cosa que comía, todavía era peor. Aparecía una nueva culpa “¿Cómo has estado capaz de comerte esto?”. Un día, dos días, tres días… Fin de mi esencia. Fin de mi identidad real.    


Pasan los años: universidad, vida laboral, relaciones… y todo aquello ya formaba parte del pasado. Ya no tenía importancia. La creencia, el trastorno, el monstruo se había apoderado de mí: soy inseguro. Pues, vale. ¿No me hablaba bien? Ah, pues vaya por Dios. Tenía que construir personajes para diferentes situaciones. Pues hagámoslo. Cuando me sentía desesperado iba a nuestro amigo Google y buscaba tal como me sentía. Necesitaba saber por qué me sentía así. Anualmente, había una época durante unos meses que hacía dieta. Bueno, una restricción alimentaria, para ser claros. Objetivo: que me dijeran que me había adelgazado. ¡Qué bien que me hacía oír esto! Y de buenas a primeras, un día dejaba la restricción y comía “lo que gran parte de la sociedad cree que es normal”. Igualmente, yo ya estaba metido en el pozo. Inconscientemente, pero lo estaba. El maltrato continuaba. Me costaba mirarme a las fotografías. No podía fingir mi cara de asco. Y siempre pendiente del “qué dirán de mí”. Esto era un mantra: qué dirán, que dirán, que dirán…       
Miedo. Era adulto y todo me daba miedo. Pasaban los meses y la rueda de restricción empezaba. La misma historia año tras año. Durante 20 años. Por los que no habéis sufrido esta enfermedad, podéis ver que no es cuestión de plantearse “vaya, estoy gordo” y ya está. Ojalá fuera solo esto. Me pongo a hacer una dieta saludable y ya está. Considero que la alimentación es la vía de escape, en mi caso, a unos traumas y unas creencias que seguramente yo solito me creé.


Llega el verano del 2019. Momento crítico. La bajada de peso se descontrola. Y pasa a ser un reto. A ver si consigo bajar todavía más de peso. Porque os hagáis una idea: hombre, de metro 79 y 50kg de peso.
Se acaba el verano del 2019 y no hay energía. Me miraba en el espejo y tendría que estar contento. Pesaba 50-51 kg. He conseguido lo que quería, ¿verdad? Pues no. Odio, asco, rechazo. No tenía ni fuerzas para levantarme de la cama. Alguna vez tenía que ayudarme de la pared para conseguirlo. Conducía hasta el trabajo. No sé cómo podía llegar sano y salvo. En trabajo, mi nivel de perfeccionismo y exigencia no bajaba, al contrario. Vamos sumando: no energía + no fuerza + ansiedad + sobreesfuerzo para disimular mi estado de ánimo + autoexigencia + perfeccionismo + restricción alimentaria + malestar físico y mental + rechazo a aquello que veía en el espejo = depresión.   

 
En octubre del 2019 pensaba a veces, que no llegaba a las Navidades. Pero daba igual. Ni diciendo esto era imposible cambiar la conducta. Empieza el aislamiento, cada vez más irritable.


Noviembre del 2019: Por el puente del 1 de noviembre decido pasar unos días de desconexión fuera de casa, que me tocara el aire… No podía andar ni 30 minutos seguidos. Tenía que sentarme en un banco. De vuelta a casa, era un estado de mareo constante. Al llegar a casa, me tuve que tumbar en la cama. Literalmente, pensaba que me moría. Grité a la voz interna, al monstruo: “Estarás contenta (la trataba en femenino)! ¡Ya has conseguido lo que querías! ¡Ya está! ¡Ya has ganado!” y me dormí. ¡Ah! Por cierto, cuando digo que grité, fue literalmente. La mañana siguiente era imposible levantarme. No podía. Pero no sé de dónde salió un 1% de fuerza para hacer un ultimátum: o en 5 segundos me levanto o ya no me levanto nunca más. Entenderéis que, si estoy escribiendo esto, el ultimátum tuvo efecto. A partir de aquel día… ya fue todo un despropósito. Me apagaba. Pero como en una película, en el peor momento, aparece mi ángel. Aquella persona que me da la mano y no deja que me apague. “Vamos a urgencias, vamos aquí, vamos allá”. Y yo, obviamente, fácil no se lo ponía… siempre: No. No. No. No. Este ángel no se rendía y para que callara de una vez: accedí ir a Urgencias y en un centro de tratamiento de TCA. Me dirigieron al hospital de Bellvitge, en l’Hospitalet (Barcelona). Donde ingresé en el hospital de día. Y… regalo del 2020: confinamiento. Hice lo que pude. Pero a finales de verano del 2020 vuelvo a tener una recaída. Una recaída que cada vez costaba más rehacerme. Ya en diciembre todo me daba igual. Tiraba la toalla. Se me propone ingresar de nuevo en el hospital de día. Acepto, pero antes quería, necesitaba escribir. Poner mi pasado en orden. Entender el motivo que me había llevado hasta aquí. Empiezo un 20 de diciembre del 2020 a escribir una “autobiografía”. Haciendo una introspección a mi pasado: empiezo a descubrir cosas, empiezo a entender cosas, todo empieza a tener sentido. Me animo, necesito continuar averiguando más y más y más… Esto hace que de repente mi actitud se vuelva positiva. Iba cobrando todo sentido. Entendía mi pasado. Entendía por qué mi presente era mi pasado. Descubro, además, unos podcasts de un psicólogo de Valencia (bueno, de Antoni) que fueron una motivación para mí. Todo en el mismo momento: reconstruyo mi pasado, tomo conciencia de todo lo trabajado en el hospital de Bellvitge y las terapias con la psicóloga y aparecen los podcasts. A la vez. Mi estado de ánimo, mi actitud por arte de magia empieza a cambiar. Y un día en la ducha (sí, es un buen lugar para tomar buenas decisiones) reflexiono y me sale de dentro pensar: 1 de febrero del 2021: nueva vida. Nueva realidad. Fue pensar esto y empezar a reír, a reír de verdad. Hacía más de 20 años que arrastraba una vida con unas creencias de mí falsas.

Ahora toca recuperar este yo esencial, este yo alegre, este yo que tiene ganas de vivir, este yo que coma lo que coma no se sienta culpable, al contrario. Pues sí. El 1 de febrero del 2021 empieza la lucha de verdad. No será un camino fácil. Pero lo tengo que pasar sí o sí. Habrá días seguramente que me sentiré mal, pues muy bien. Lo aceptaré. El día siguiente será mejor. Pero ahora hay mañana. Ya no hay más un ayer.

Por este motivo quiero reivindicar la lucha contra la anorexia. Conozco a la perfección el funcionamiento de esta enfermedad. 20 años con ella (y lo que queda todavía), pero la lucha diaria ahora ya está. La fuerza la tengo. ¿Necesito ayuda? ¡Por supuesto! Es un camino lento. Pero también me siento con ganas y fuerza para aportar mi granito de arena para decir BASTA YA y poder ayudar a quién lo necesite y sobre todo HACER VER QUE EL SEXO MASCULINO TAMBIÉN SUFRE ANOREXIA. NO ME CANSARÉ DE LUCHAR NI POR MÍ NI POR TODOS AQUELLOS CHICOS Y HOMBRES QUE SUFREN LO MISMO QUE YO. NO ME PUEDO QUEDAR DE BRAZOS CRUZADOS. HAGÁMONOS ESCUCHAR. Y NO MÁS MIEDO A DECIR: TENGO ANOREXIA NERVIOSA. No debemos tener miedo. No estamos solos. Y, ¿Os imagináis que un día en lugar de decir TENGO ANOREXIA NERVIOSA decimos… TUVE ANOREXIA NERVIOSA? El pasado no lo podemos borrar. Forma y formará parte de nosotros. El futuro no lo podemos adivinar, vaya, al menos yo no puedo. Lo que sí que puedo y podemos cambiar es nuestro presente. Cambiar un presente que día tras día y posiblemente año tras año nos haga conseguir decir las palabras mágicas: SOY FELIZ. Y HE GANADO LA BATALLA A LA ANOREXIA. ¿Os lo imagináis? Pues este ahora es mi objetivo. ¿Quién más se apunta?